> 
 > 

Viajar de paquete: comunicación y comportamiento sobre la moto  


Publicado el 01/02/17

En el anterior artículo “Viajar de paquete: equipamiento y preparativos” perfilamos los primeros consejos para los que van de acompañantes en moto en cuanto equipamiento necesario y a preparativos previos que te podían ayudar a evitar imprevistos y por supuesto a viajar más seguros.


En este nuevo artículo te damos algunos consejos sobre cómo comunicarte con el conductor de la moto sin necesidad de detener la marcha, y sobre todo cómo debes moverte, manejarte, y subir y bajar de la moto.


¿Cómo puedes comunicarte con el conductor?

Una de las primeras recomendaciones es esperar a que el conductor esté listo y te indique que ya puedes subirte a la moto. Lo más aconsejable es que coloques tu pie izquierdo en la estribera de ese lado del vehículo y apoyes una mano sobre el hombro del piloto. Ello te ayudará a pasar la pierna derecha por encima del asiento y reposar el pie en el otro estribo. Y una vez en la moto, sujétate a los asideros e indícale al piloto que puede iniciar la marcha –por ejemplo, con una palmadita en el hombro si vuestros cascos carecen de intercomunicadores–.

Respecto a estos últimos, encontrarás más detalles en el artículo “Comunicación en moto: infinitas posibilidades”. Indudablemente, los cascos dotados de intercomunicador son ideales para comentar la ruta o, por ejemplo, solicitar al conductor que se detenga en un área de servicio para reponer fuerzas. Pero si carecéis de esta solución, lo suyo es que establezcáis un código de señales para comunicaros durante el viaje.

En este sentido, con un dedo pulgar hacia arriba le podrás indicar al piloto que todo está bien, mientras que el gesto contrario le advertirá que es necesario realizar una parada con el fin de hacer alguna comprobación. Además, con la palma de la mano extendida y agitándola arriba o abajo podrás sugerirle que incremente la velocidad o que la disminuya. Y si la colocas en horizontal, simulando un corte, estarás advirtiéndole de la necesidad de detenerse para que puedas estirar las piernas, refrescarte o ir al baño.

 

Viajar de paquete: Comportamiento sobre la moto

Pero tan importante como saber comunicarte con el conductor lo es saber estar encima de la moto para evitar que la misma se desestabilice y acabéis sufriendo una caída. Lo más recomendable es que viajes relajado y te dejes llevar. En las curvas no fuerces la inclinación ni adoptes una postura vertical. Y tampoco se te ocurra “tumbarte” hacia el otro lado pensando que es lo mejor para ejercer de “contrapeso”. Debes viajar de paquete en sintonía con el piloto y recordar que cualquier movimiento brusco o desacompasado puede ser fatal.

Por norma general, has de agarrarte a los asideros y de manera puntual a la cintura del conductor. En cuanto a la distancia que debes mantener con el piloto, si estás muy pegado a él puede suponerle un peso añadido, mientras que mantener mucha separación acabará comprometiendo el centro de gravedad de la moto y, por lo tanto, su estabilidad. Consúltale para lograr la posición ideal.

Y si durante el recorrido quieres estirar las piernas, separa ligeramente los pies de las estriberas y no se te ocurra apoyar el calzado sobre los escapes para no dañar la suela. Además, el contacto puede acabar estropeando las zonas cromadas de los silenciadores.

Ah, y como medida de seguridad un buen consejo es que ladees la cabeza para mirar al frente y “escanear” la carretera. De esta manera, podrás advertirle al conductor de lo que sucede por delante de vosotros y, no menos relevante, anticiparte a cualquier imprevisto o frenada brusca.

 

Y antes de bajar de la moto…

Para finalizar, no te bajes de la moto hasta que el piloto te lo indique. Espera a que sujete con firmeza el manillar, accione la maneta del freno y extienda la pata de cabra. Y también, empleando ese código de comunicación al que nos referíamos anteriormente, a que te dé una palmadita en la pierna o la rodilla para advertirte que ya puedes apearte. Si obras de manera distinta y te precipitas, los dos podéis acabar en el suelo.

Para bajarte de la moto debes hacer lo contrario que para subirte: colócate de forma erguida sobre los estribos, apóyate en los hombros del conductor y pasa la pierna derecha sobre el asiento hasta que el pie llegue al suelo.

Si pones en práctica todos estos consejos, tu experiencia como acompañante será más positiva y segura, animándote a seguir viajando como paquete. Y quién sabe: lo mismo, si empieza a “picarte” el gusanillo de las motos, acabarás pasando del asiento trasero al delantero para guiar tu destino… En cualquier caso, ya seas piloto o acompañante, recuerda que lo importante es disfrutar del mototurismo con seguridad. ¡Buenas curvas!

 También puedes leer:

Viajar de paquete: comunicación y comportamiento sobre la moto