> 
 > 

¿Qué moto scooter elegir?  


Publicado el 04/05/16

Los scooters se han convertido en el medio de transporte preferido por miles de usuarios para realizar sus trayectos urbanos. En este artículo pasamos a analizar los diferentes moto scooter existentes en el mercado y sus principales características.

tipos de scooter (Piaggio Press)

Atrás quedan los tiempos en que las motocicletas deportivas eran objeto de deseo de buena parte de los motoristas españoles. En los últimos años han cobrado auge los vehículos con una cilindrada de hasta 125 c.c., un segmento que concentró más del 60 por ciento de las ventas registradas en nuestro país en 2015, gracias a las 80.108 unidades matriculadas, y que en 2016 sigue experimentando un notable crecimiento porcentual de dos dígitos

Según la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), estos datos evidencian que los scooters se han convertido en la opción de movilidad preferida por miles de usuarios –entre ellos, los propietarios del permiso de conducción de clase B– para sus desplazamientos diarios, de manera especial en las grandes ciudades.

Pero, llegado el momento de adquirir un scooter, ¿cuál es el más que se ajusta a tus necesidades? Si todavía no lo tienes claro, analizamos los principales tipos de scooter existentes en el mercado y sus principales características.

 Scooters de rueda alta

Por un lado tienes los scooters de rueda alta. En la actualidad, equipan llantas delanteras de hasta 16 pulgadas que, gracias a su mayor diámetro, contribuyen a que el vehículo sea más estable y cómodo a la hora de circular por firmes en mal estado. No es de extrañar, pues, que estas virtudes los hayan convertido en auténticos “best sellers” en las principales ciudades españolas.

Además, también son muy solicitados por aquellos conductores que suelen montar en motos de mayor cilindrada y optan por comprar un segundo vehículo para sus recorridos urbanos. En este sentido, el comportamiento de los scooters de rueda alta se asemeja al de las motocicletas y sus reacciones y estabilidad otorgan un plus de confianza a su propietario.

Pero, por el contrario, los scooters de rueda alta suelen ser menos prácticos y versátiles que los de rueda baja. En este apartado, tradicionalmente han “pecado” de ofrecer poco espacio para guardar objetos en el cofre ubicado bajo el asiento y lo normal es que su capacidad permita albergar sólo un casco de tipo “jet”. Si deseas llevar contigo pertenencias de mayor volumen –como, por ejemplo, un casco integral o modular–, al adquirir un scooter de rueda alta también tendrás que sopesar comprar un baúl trasero.

Scooters de rueda baja

Otra opción es que te decantes por scooters de rueda pequeña o baja, generalmente dotados de llantas delanteras de hasta 14 pulgadas. Si nos ceñimos, como en el caso de los modelos de rueda alta, a modelos equipados con mecánicas de hasta 125 c.c. pensados para un uso por ciudad, un scooter de rueda baja te aportará más agilidad gracias a un radio de giro mayor. Sin embargo, notarás que no absorbe tan bien los tramos bacheados.

Pero, a diferencia de los scooters de rueda alta, disfrutarás de más espacio para ti y tu acompañante. En este capítulo, el asiento biplaza ofrece una mayor ergonomía y bajo el mismo es posible guardar, al menos, un casco integral.

Además, dentro de los scooters de rueda baja encontrarás una mayor variedad de modelos para elegir. Los más demandados suelen ser vehículos de corte moderno, cómodos y equipados con propulsores de 125 c.c. de aceptables prestaciones y bajo consumo. Pero, como en los colores, hay tipos de scooter para satisfacer todos los gustos y necesidades.

Por ejemplo, los de estética clásica o retro, que siempre permanecerán vigentes a pesar del transcurso de los años. Su principal seña de identidad es el diseño, con el que no pasarás desapercibido, y podrás elegir entre versiones con cambio automático –el más recomendable para itinerarios por ciudad– o manual –indicado si lo que deseas es conducir un auténtico scooter “vintage”–.

Y en el caso de que seas un apasionado de las competiciones del motor, como el FIM CEV Repsol, algunos fabricantes comercializan versiones con decoración “racing” o dotadas de gráficas similares a las que lucen sus motos en los circuitos. A pesar de ello, no pienses que todos los scooters con esa estética te van a brindar más prestaciones. Lo lógico es que sean idénticas a las del modelo estándar.

Si lo que buscas realmente es un scooter con una respuesta deportiva, infórmate antes en un concesionario oficial para no llevarte una decepción. En los puntos de venta te aconsejarán sobre los modelos que, a partir de 125 c.c., permiten practicar una conducción más “agresiva” –pero, recuerda, siempre respetando el código de circulación y al resto de usuarios de las vías públicas; para correr, solo los circuitos–.

Y en la cúspide de la “pirámide” de los scooters de rueda baja se sitúan los denominados GT, que destacan por ofrecer un gran confort y una óptima protección aerodinámica. Tanto es así que, con un cilindrada superior a 125 cc, resultan ideales para “devorar” kilómetros y realizar recorridos interurbanos. Son los más completos y, lógicamente, su precio está por encima de la media.

Otras opciones a tener en cuenta sobre los tipos de scooter

Continuando con los modelos de rueda baja, otras opciones que puedes valorar para moverte por ciudad son los scooters de tres ruedas. Los vehículos con una cilindrada de hasta 125 c.c, u homologados como triciclos, pueden conducirse con el carnet B (siempre que tengas una experiencia de tres años) y sobresalen por ser muy estables y seguros. En el polo opuesto, son más pesados y menos ágiles en el tráfico urbano y el desembolso económico que tendrás que hacer, tanto en su adquisición como en el posterior mantenimiento, será mayor que si optas por un scooter de dos ruedas.

Y por último, sobre todo si eres extremadamente respetuoso con el medio ambiente, siempre te quedará la opción de adquirir un scooter eléctrico. En este nicho de mercado existen modelos de rueda alta y baja que destacan por su bajo mantenimiento y prácticamente nula rumorosidad. Además, suelen beneficiarse de ayudas para su adquisición y también de ventajas fiscales. Sin embargo, su autonomía todavía dista mucho de equipararse a la de los modelos de combustión y su recarga también plantea dudas a los usuarios ante la falta de puntos en la vía pública y el tiempo que requiere dicha operación. A estos contras debe añadirse el precio, que, por lo general, es superior al de los scooters convencionales.

Conclusiones

Como verás, las posibilidades para realizar desplazamientos urbanos en scooter son muchas. Si te decantas por un modelo de rueda alta, debes saber que…

1.Son mas estables y cómodos

2.Debido a sus reacciones, el manejo de un scooter de rueda alta se asemeja al de una motocicleta.

3.Generalmente, su capacidad de carga es menor y para aumentarla es preciso adquirir un baúl trasero.


Si prefieres un scooter de rueda baja, toma nota de sus ventajas e inconvenientes:

1.Aportan más agilidad en el tráfico urbano gracias a su mayor radio de giro.

2.Por el contrario, son menos estables que los scooters de rueda alta sobre firmes irregulares.

3.En el apartado de la practicidad están un nivel por encima, ya que bajo el asiento permiten guardar, al menos, un    casco integral.

4.La oferta de modelos de rueda baja es mayor que la de los equipados con llantas más grandes.

 

En el caso de decantarte por un scooter de tres ruedas, ten en cuenta que…

1.Podrás conducirlo con el carnet B siempre que atesores una antigüedad de tres años y el vehículo tenga una cilindrada de hasta 125 c.c. o esté homologado como triciclo.

2.Son muy estables y seguros. En este sentido, la probabilidad de sufrir una caída, por deslizamiento del tren delantero, es menor que en un scooter de dos ruedas.

3.Sin embargo, pesan más y eso les hace ser menos ágiles en el tráfico urbano.

4.Y suelen ser más caros que los scooters convencionales con idéntica cilindrada, potencia y prestaciones.

 

Y para finalizar, también puedes decantarte por un scooter eléctrico.

1.Si es así, lo más probable es que te beneficies de alguna ayuda pública a su adquisición. Además, estos modelos están exentos del impuesto de matriculación.

2.En comparación con los scooters con motor de combustión, su mantenimiento es mucho menor.

3.Y también su autonomía. En este apartado, deberás contar con una toma de recarga en tu domicilio o lugar de trabajo y tener claro en qué lugares de la ciudad existen puntos para llevar a cabo el “repostaje”

4.En relación a un modelo de gasolina con prestaciones similares, su precio suele ser mayor.


No olvides el seguro…

Independientemente del tipo de scooter que elijas, procura que el mismo esté equipado, al menos, con un sistema de frenada combinada (CBS). Y si puedes adquirirlo con sistema antibloqueo de frenos (ABS), mucho mejor.

Y recuerda que la “Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor” te obliga a contratar una póliza para cubrir los posibles daños que pudieras causar a las personas o los bienes con motivo de la circulación.

Por lo tanto, no podrás circular con tu scooter sin el correspondiente seguro. Si tienes alguna duda al respecto, en AMV podrás consultar tu presupuesto personalizado y contratar “online” en sólo dos minutos, de forma rápida y sencilla, sin moverte de casa. Desde la modalidad básica hasta un seguro a todo riesgo.

 

 

También puedes leer: 

Consejos para comprar una moto de segunda mano

¿Es posible conducir una moto con carnet de coche?

Del coche a la moto, un gran paso