> 
 > 

Cursos para motoristas: esenciales para prevenir accidentes  


Publicado el 14/09/16

Como comentábamos en el artículo “Del coche a la moto: consejos a tener en cuenta”, si eres de los que ha dejado aparcado el coche para empezar a disfrutar de la moto, es de vital importancia participar en cursos para motoristas para familiarizarse con el manejo del nuevo vehículo y conocer qué tipo de situaciones vas a encontrarte.

En este artículo hablamos con Juan de Orduña, director de un centro que imparte cursos para motoristas, y donde expresa la importancia de formarse cuando se hace la transición de las cuatro a las dos ruedas.

 

Por qué son importantes los cursos para motoristas

La conducción de un coche y una moto es totalmente diferente. Si nunca has cogido una moto, es recomendable tomar alguno de los cursos para motoristas que imparten centros autorizados para que hagas la transición con seguridad.

La Fundación AMV, además de tener entre sus objetivos: potenciar el uso de las motos, promover la prevención de accidentes y la concienciación sobre el uso de la moto entre los jóvenes, colaborar en proyectos de reinserción de víctimas de accidentes de moto, organiza cursos de conducción segura de motocicletas. 

La Fundación AMV colabora con uno de los centros de formación que existen en nuestro país: CSM.

Al frente de CSM se encuentra Juan de Orduña, experto motorista comprometido con la seguridad vial que decidió poner en marcha esta escuela de conducción segura en junio de 2005. “Hace una década”, comenta, “hablar de cursos para motoristas era sinónimo de circuito, velocidad y aprender a arrastrar la rodilla por el asfalto. Por ello, aposté por fundar CSM e impartir un tipo de formación completamente diferente”.

Preguntado por los conductores que pasan del coche a la moto, De Orduña tiene claro que “desgraciadamente, todavía son muchos los que dan el salto a las dos o tres ruedas sin conocimientos previos. Por este motivo, algunos de ellos suelen tener accidentes de cierta importancia. Es una forma de proceder bastante arriesgada, algo que espero vaya cambiando con el transcurrir del tiempo”.

Respecto a las nociones que imparte CSM a los automovilistas con poca o nula experiencia que se inician en el mundo de las dos o tres ruedas, el máximo responsable de la escuela de conducción segura explica que sus cursos sirven, en muchos casos, “como primer contacto con el vehículo. No se puede saturar de información a los alumnos, pero sí deben aprender la importancia real que tiene saber conducir bien, desde sus inicios, una motocicleta o un scooter, aunque sea de baja cilindrada. También hacemos hincapié en la necesidad de contar con un buen equipamiento y que toda precaución es poca cuando se circula entre el tráfico urbano”.

Sobre esta última cuestión, Juan de Orduña aconseja “anticiparse a cualquier posible imprevisto durante los desplazamientos por la ciudad. Este es, sin duda, uno de los apartados que más expectación crea durante la clase teórica que impartimos en el aula antes de salir a la plataforma dinámica”.

Por último, el colaborador de Fundación AMV recomienda que, a la hora de contratar un curso básico de conducción segura, los conductores se aseguren de hacerlo con empresas que atesoren una trayectoria profesional contrastada y transmitan seguridad antes, durante y después del curso. “En este sector, como en otros, hay mucho intrusismo y lo barato puede acabar saliendo caro. Además, los usuarios de motos y scooters deben concienciarse y no escatimar en lo relativo a su seguridad”.