> 
 > 

Señalizar un accidente - Triángulos de señalización y chalecos reflectantes  


Publicado el 12/07/17

Aunque en el artículo “Protocolo PAS: Cómo actuar en caso de accidente” te detallamos qué debes hacer si presencias un accidente, en esta ocasión vamos a ampliar su contenido ocupándonos de señalizar un accidente de tráfico, absolutamente esencial para que el resto de conductores sean conscientes de la situación y evitar que puedan producirse otras de mayor peligro.


Tanto en moto como en coche, lo primero que se ha de hacer tras un accidente de tráfico es intentar, en la medida de lo posible, apartar los vehículos implicados en el mismo, o aquellos que se hayan detenido para socorrer a los posibles heridos, para no entorpecer la circulación. Y, seguidamente, han de encenderse las luces de emergencia. Además, si es de noche o las condiciones de visibilidad son escasas, también deben mantenerse encendidas las luces de posición, tal y como indica el Reglamento General de Circulación.

Recuerda que los grupos ópticos de tu vehículo han de funcionar correctamente. De su estado de conservación dependerá que circules con mayor o menor seguridad y, como es el caso que nos ocupa, te ayudarán a señalizar el lugar de un accidente. Pero si circulas con alguna luz fundida, los agentes encargados de controlar y regular el tráfico te impondrán una multa. Por ello, toma nota: no descuides el mantenimiento y la revisión de todos los elementos de tu vehículo, incluidas las luces.

 

Señalizaciones en caso de accidente

Triángulos de seguridad


Y junto al chaleco reflectante, el mencionado reglamento también establece la obligación de llevar en el vehículo dos triángulos de preseñalización de peligro –si eres conductor de moto o scooter, la misma no te afecta–. En este sentido, desde la Dirección General de Tráfico (DGT) precisan que “en caso de inmovilización del vehículo por accidente se utilizarán los triángulos de preseñalización de peligro salvo que las condiciones de circulación no permitan hacerlo”.

Si no tienes muy claro qué debes hacer con ellos, tendrás que colocar un triángulo por delante del vehículo accidentado y otro por detrás, en ambos casos a una distancia mínima de 50 metros con el objetivo de que sean visibles desde 100 metros, al menos, por los conductores que se aproximen. En calzadas de sentido único, o con más de tres carriles, bastará la colocación de un solo triángulo situado, como mínimo, 50 metros antes del vehículo.

Y lo mismo que sucede con los chalecos reflectantes, los triángulos de seguridad o preseñalización tienen que estar homologados. De hecho, en diversas ocasiones las asociaciones de consumidores han denunciado la venta de dispositivos que no cumplían los requisitos exigidos. Para asegurarte de que los cumplen, comprueba que:

Tienen inscrito el símbolo E9 y el código 27R03.

Son equiláteros y cuentan con bordes de color rojo reflectante, interior hueco y captafaros en los vértices.

Las medidas exteriores de cada lado oscilan entre 65 y 75 milímetros –en el caso del interior, han de ser de 7 mm–.

La altura de los soportes es de 5 centímetros.

La distancia al suelo no supera los 30 centímetros.

Y no olvides que no llevar en el vehículo o no utilizar los chalecos reflectantes –tanto el conductor como los pasajeros de un coche– y los triángulos de preseñalización, así como no colocar adecuadamente estos últimos, es motivo de multa.

 

Chaleco reflectante

Para garantizar la seguridad de los usuarios, el Reglamento General de Circulación señala que los conductores de turismos deben utilizar un chaleco reflectante cuando salgan del coche y ocupen la calzada o el arcén de las vías interurbanas. Con esta obligatoriedad, la normativa está contemplando casos de excepcionalidad como los accidentes de tráfico. Por lo tanto, si eres conductor de un automóvil, después de encender las luces de emergencia y/o de posición, tendrás que moverte por la zona protegida dotado del correspondiente chaleco reflectante.

En el caso de los motoristas, en España no es obligatorio que lleven en su moto o scooter un chaleco reflectante –aunque en Francia sí lo es desde el 1 de enero de 2016–. A pesar de ello, desde AMV Hispaniate aconsejamos que guardes un chaleco reflectante bajo el asiento, en el “top case”, en la mochila, etc., por si tuvieses que utilizarlo en caso de accidente o avería.

Sin embargo, no sirve un chaleco reflectante cualquiera. En concreto, debe tener el marcado CE de conformidad europea –como mínimo, correspondiente a su clase 2– y cumplir los requisitos de la norma UNE-EN 471 relativa a la ropa de señalización de alta visibilidad.

Asimismo, según la Orden PRE/52/2010, que modifica una serie de anexos del Reglamento General de Vehículos, “para una mejor verificación del material retrorreflectante, las bandas deberán llevar integrado el nombre del fabricante de forma visible, legible e indeleble y sin que disminuyan las propiedades de retrorreflexión del citado material”.

 

Auxiliar a un accidentado, una obligación

Por todo lo expuesto, ahora tendrás más claro que las luces, los chalecos reflectantes y los triángulos de seguridad juegan un papel primordial a la hora de señalizar un accidente de tráfico. En cuanto al resto de actuaciones que tendrás que poner en práctica, te remitimos al Protocolo PAS: primero proteger –ahí es donde entra en juego la señalización– y después avisar y socorrer.

Por cierto, esto último no te lo tomes a broma. No auxiliar a un accidentado está castigado por el Código Penal como delito de omisión del deber de socorro. Igualmente, la “Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial”deja claro que “el usuario de la vía que se vea implicado en un accidente de tráfico, lo presencie o tenga conocimiento de él, está obligado a auxiliar o solicitar auxilio para atender a las víctimas que pueda haber, prestar su colaboración, evitar mayores peligros o daños, restablecer, en la medida de lo posible, la seguridad de la circulación y esclarecer los hechos”.

 

Contrata tu seguro de moto con cobertura de Accidentes a través AMV

Si eres mtotorista, en AMV Hispania puedes contratar el mejor seguro para tu moto, en sólo 3 minutos, sin moverte de casa, desde la modalidad básica, robo e incendio hasta un seguro a todo riesgo. Y si así lo deseas, te ofrecemos la posibilidad de completar tu póliza con coberturas opcionales como Accidentes del Conductor, Asistencia en Viaje y Equipamiento. 

¿Seguro de coche? En AMV te lo ponemos fácil

 Y si lo que necesitas es un seguro de coche, puedes ahorrar tiempo y dinero entrando en nuestro tarificador de seguros de coche, donde encontrarás la póliza que mejor se adapta a ti, pagando solo por las coberturas que necesitas. No lo pienses más. ¿A qué esperas para comprobarlo y obtener tu presupuesto?