> 
 > 

Ruta por los Pazos gallegos en moto  


Publicado el 09/08/17

Con el transcurrir de los siglos, los pazos gallegos se han convertido en una de las principales señas de identidad de la región. Te proponemos conocerlos a través de una ruta en moto que iniciamos en Santiago de Compostela y finalizamos en Vigo.

Pazo de Oca

El verano es sinónimo de vacaciones y de viajes en moto. Y como hemos comentado en otros artículos del Territorio AMV, España posibilita disfrutar de una amplia variedad de rutas capaces de satisfacer a todo tipo de mototuristas.

Para aquellos que deseen huir de las altas temperaturas propias de la época estival, en esta ocasión proponemos un itinerario por el norte; en concreto, por Galicia. Un recorrido desde la popular Santiago de Compostela hasta la no menos animada Vigo para conocer algunas de las principales señas de identidad de la región. Nos referimos a los pazos gallegos, casas solariegas construidas, en su mayoría, entre los siglos XVII y XVIII.


Ruta por los Pazos gallegos en moto:

Pazo de Raxoi

A buen seguro, muchos de vosotros habréis visitado la plaza del Obradoiro, corazón de Santiago de Compostela y punto de encuentro de miles de peregrinos llegados de distintas partes de España y del mundo. Un enclave en el que, lógicamente, destaca la imponente catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985.

Frente a ella, en un segundo plano pero contribuyendo a que la plaza del Obradoiro sea un conjunto arquitectónico muy armonioso, se encuentra el pazo de Raxoi, un palacio que se comenzó a construir en 1766 a partir de los planos del ingeniero francés Charles Lemaur. En la actualidad, tan imponente edificio es sede tanto del Ayuntamiento de Santiago como de la Presidencia de la Xunta de Galicia.


Pazo de Fonseca

Todavía con la moto a buen recaudo, antes de abandonar Santiago de Compostela visitamos el pazo de Fonseca. Para llegar a él, basta con salir de la plaza del Obradoiro por la animada Rúa do Franco, una de las calles más típicas de la ciudad y repleta de restaurantes y tascas que invitan a realizar una “parada técnica” y degustar algunos de los manjares que conforman la gastronomía gallega.

En tan concurrido escenario se encuentra el pazo de Fonseca, caracterizado por su portada renacentista, un claustro de estilo plateresco que es de obligada visita y el conocido como salón de Grados, con un bello artesonado mudéjar. Hoy en día, el palacio alberga la Biblioteca General de la Universidad de Santiago de Compostela.


Pazo de Oca

Dejamos atrás la capital gallega con la mirada puesta en nuestro siguiente objetivo: el pazo de Oca. Aunque existen diferentes alternativas –entre ellas, la cómoda autopista de peaje AP-53–, si os gustan las curvas os aconsejamos realizar el recorrido por las carreteras AC-261 y AC-1201, extremando, como siempre, las precauciones. Respetando los límites de velocidad y viajando sin prisas, en aproximadamente 45 minutos habréis llegado a la más antigua de las casas solariegas gallegas.

Ubicado en la parroquia de Oca, perteneciente al municipio pontevedrés de A Estrada, el palacio cuenta con unos jardines de estilo versallesco salpicados de estanques, de ahí que el pazo sea conocido como el “Versalles gallego”. De manera especial, merece la pena admirar la gran ría canalizada que cruza el jardín y forma dos estanques, llamados de las Virtudes y de las Vanidades, separados por un puente de granito.


Pazo do Cotón

De nuevo en la moto, volvemos a poner rumbo a Santiago de Compostela, pero ahora por las carreteras AC-241 y AC-544. Sin llegar a entrar en la ciudad, y tras más de una hora de camino, nos adentramos en la vecina provincia de A Coruña para visitar Negreira, localidad en la que se ubica el pazo do Cotón.

Aunque, en realidad, convendría decir que Negreira creció en torno a un palacete que, entre otros, ha sido elegido por el director coruñés Héctor Carré como plató cinematográfico. Algo que no es de extrañar cuando se contempla el que, originalmente, fue levantado como castillo medieval y que con el tiempo, especialmente en el siglo XVII, fue objeto de diferentes reformas.


Pazo de Fefiñáns

Desde Negreira fijamos nuestro siguiente destino en Cambados. Para llegar a este municipio de las Rías Baixas, el navegador nos plantea tres rutas posibles. Y, de nuevo, volvemos a desechar las autopistas para decantarnos por carreteras secundarias (AC-1103 y PO-8001), que, aunque menos cómodas, permiten conducir por algunos tramos de curvas y atravesar distintas localidades –algo que siempre viene bien a la hora de ir al baño, adquirir productos locales, etc.–.

Una vez completados los 81 kilómetros que separan Negreira de Cambados, encontramos el pazo de Fefiñáns en la plaza del mismo nombre, una de las más bellas de Galicia y de carácter público desde 1920. Hasta entonces, perteneció a las dependencias privadas de un palacio de estilo neoclásico, y con planta de L, que ha sido objeto de distintas modificaciones con el transcurrir de los siglos. Actualmente, el pazo es sede de una conocida bodega productora del afamado vino albariño.


Fin de la ruta por los pazos gallegos: Pazo Quiñones de León

Nuestra ruta va tocando a su fin. Volvemos a subirnos a la moto para dirigirnos a la carretera AG-41 que, a su vez, nos facilitará enlazar con la autopista de peaje AP-9 para llegar a Vigo previo paso por el espectacular puente atirantado de Rande. Una vez en la ciudad, es preciso dirigirse al parque de Castrelos, ya que en él se sitúa el pazo Quiñones de León. Al igual que el de Oca, presume de unos fantásticos jardines y, en su calidad de museo, atesora una de las mejores colecciones permanentes de pintura gallega y una interesante sección de arqueología.

Después de recorrer más de 200 kilómetros por tierras gallegas, Vigo invita a disfrutar de su gastronomía, cultura e increíbles paisajes. Ya puestos, incluso puedes visitar las cercanas islas Cíes… Pero eso lo dejamos a tu elección. Si te animas a realizar la ruta que te hemos propuesto, conduce con responsabilidad y pásalo bien. ¡Buenas curvas!


Cobertura de Asistencia en Viaje

Si tienes que contratar un seguro de moto, en AMV te lo ponemos fácil. Calcula ahora el precio de tu seguro y elige la modalidad que mejor se adapte a ti en sólo dos minutos. Tanto si lo tuyo es “devorar” kilómetros como si necesitas protección ante cualquier circunstancia, recuerda que siempre podrás complementar tu seguro de moto con las coberturas de Asistencia en Viaje y Accidentes del Conductor.