> 
 > 

Cargar equipaje de la moto  


Publicado el 04/10/17

Desde baúles traseros hasta maletas laterales, los distintos accesorios existentes en el mercado te facilitarán guardar tu equipaje llegado el momento de realizar un viaje. Pero la carga debe distribuirse correctamente para evitar que la moto sea inestable. Si todavía no lo tienes claro cómo cargar la moto correctamente, sigue leyendo:

En el post “Maletines para moto: ¿cuáles te convienen?” te explicamos cuáles son los diferentes accesorios que puedes adquirir en concesionarios oficiales o establecimientos especializados para incrementar la capacidad de carga de tu motocicleta o scooter. Desde el baúl trasero o “top case” hasta las maletas laterales, estos complementos te permitirán desplazarte a tus anchas por la ciudad o llevar a cabo ese viaje que tanto tiempo llevas planificando.

En este último supuesto, sobre todo si vas a poner en práctica lo de “carretera y manta” con acompañante, en el artículo “Viajar de paquete: equipamiento y preparativos” te recordamos lo importante que es distribuir la carga de manera razonable para evitar que el vehículo tenga un comportamiento inestable. En cualquier caso, independientemente de si viajas solo o con paquete a bordo, toma nota de los siguientes consejos.

  • Lo primero que debes saber es cuánto peso puede soportar tu moto con conductor, acompañante y carga. Para ello, tendrás que consultar el manual de usuario del vehículo o informarte en un concesionario oficial. Tenlo muy en cuenta y no sobrepases el peso permitido.

  • Al hilo del consejo anterior, en el caso de las maletas laterales deberás verificar que el peso de su carga sea similar. De no ser así, la estabilidad de la moto podría verse comprometida.

  • Recuerda que una moto no es un automóvil y que, por lo tanto, no podrás llevar media casa a cuestas… Los accesorios de carga tienen una capacidad limitada y la misma tendrás que aprovecharla al máximo. Por ello, asegúrate de cargar sólo lo imprescindible.

  • Una vez que tengas claro qué vas a cargar en la moto, dobla la ropa como si la fueses a guardar en el armario o la mesilla de casa. De esta forma, ocupará menos espacio y no se arrugará durante el trayecto.

  • Como continuación al consejo anterior, si bien es cierto que los accesorios de carga rígidos o de aluminio destacan por su estanqueidad, una pequeña filtración de agua podría acabar mojando los objetos que hayas cargado. Para evitarlo, procura guardar los más delicados, como la ropa o el calzado, en bolsas de plástico.

  • Llegado el momento de empezar a cargar el equipaje, no lo hagas a lo loco y sé lo más razonable y práctico posible. Lo que no vayas a utilizar durante el recorrido, colócalo en el fondo del baúl trasero y de las maletas laterales. Y procura que las cosas que sí podrías necesitar se encuentren más a mano.

  • En la distribución del equipaje, también debes valorar el peso de los objetos que transportes. Al respecto, siempre que sea posible, una buena solución es cargar los más pesados en la bolsa del depósito y los más ligeros en el baúl trasero. Con este reparto contribuirás a que el comportamiento de la moto sea más estable.

  • Ya que nos referimos a la bolsa que se coloca sobre el depósito, se trata de un accesorio muy práctico que en muchos modelos incluye, además, un espacio superior para colocar un mapa, un “smartphone” o una “tablet”, facilitando así que pueda consultarse el itinerario. Pero, de cara a incrementar la seguridad, la bolsa debe estar colocada de tal forma que no afecte al manejo de la moto ni impida visualizar la instrumentación.

  • Muy bien: ya has repartido todo el equipaje. Ahora tendrás que comprobar que la carga ha quedado bien sujeta en el interior de sus compartimentos o soportes. Y no menos relevante: verifica que el baúl trasero, las maletas laterales, la bolsa del depósito, etc., están correctamente fijados a la moto. Si uno de estos accesorios se desprendiese durante el viaje, las consecuencias podrían ser fatales.

  • Antes de iniciar ese viaje soñado, comprueba también el estado y la presión de los neumáticos, ya que la moto tendrá que soportar un sobrepeso durante muchos kilómetros. No lo olvides: los neumáticos son el único nexo de unión entre el vehículo y la carretera. Te lo recordamos en el post “Mantenimiento de la moto, factor clave de la seguridad”.

  • Y, finalmente, una vez cargado el equipaje y revisado el estado y la presión de los neumáticos, recorre unos kilómetros por los alrededores del punto de partida para verificar cómo se comporta la moto. Quizás sea necesario realizar algunos ajustes en las suspensiones…
  •  

Contrata tu seguro de moto con AMV

Si tienes que contratar un seguro de moto, en AMV te lo ponemos fácil. Calcula ahora el precio de tu seguro de moto y selecciona la modalidad que mejor se adapta a tus necesidades en sólo 3 minutos.

Además, si lo tuyo es viajar podrás ampliar las garantías de la póliza contratada con algunas de las coberturas opcionales que te ofrecemos. Ya que nos hemos referido a la carga, una de ellas es la cobertura de Equipamiento, que contempla los accesorios que el tomador del seguro pueda instalar en su moto –como un baúl trasero o unas maletas laterales–.

Y en el caso de la cobertura de Asistencia en Viaje, te ahorrará dinero y disgustos, ya que, entre otras ventajas, brinda asistencia desde el km. 0 en España, todo el territorio europeo y los países ribereños del Mediterráneo durante las 24 horas de los 365 días del año.

También puedes leer:

Viajar de paquete: comunicación y comportamiento sobre la moto

Rutas en moto: viaje a la Edad Media

Rutas en moto: el Camino Francés por Castilla y León