> 
 > 

¿Cuáles son las infracciones de moto más peligrosas que se cometen?  


Publicado el 27/02/19

Desde efectuar adelantamientos indebidos hasta circular a una velocidad inadecuada, algunas infracciones de moto pueden tener fatales consecuencias para los motoristas. Si deseas circular con seguridad y evitar riesgos, ¡sigue leyendo!


Sin duda, en comparación con otros vehículos motorizados, la moto aporta numerosas ventajas a sus usuarios. Sobre todo en los desplazamientos urbanos. De ahí que muchos titulares del carnet B decidan aparcar su coche y apostar por la moto como medio de transporte para moverse por la ciudad. Algo lógico, ya que:

  • Las motos permiten llegar antes al destino.
  • Se aparcan más fácilmente que los automóviles.
  • En relación a estos últimos, consumen menos combustible.
  • También suponen un menor desembolso en concepto de adquisición, contratación del seguro obligatorio y mantenimiento.
  • Y no menos importante: emiten menos emisiones contaminantes.

 

Sin embargo, los motoristas son más vulnerables que los conductores de otros vehículos carrozados. Su seguridad pasiva la conforma el equipamiento personal. Y en función de cómo conduzcan estarán más o menos expuestos a sufrir un accidente. Por ello, desde la Dirección General de Tráfico (DGT) recuerdan lo importante que es cumplir las normas de circulación y evitar las maniobras antirreglamentarias y peligrosas.

Si deseas disfrutar de tu compañera de aventuras de forma segura, toma nota de cuáles son algunas de las infracciones de moto más peligrosas y procura evitarlas. Ya lo sabes: en moto, ¡no te la juegues!

 

Las 9 infracciones de moto más peligrosas

1. Adelantamientos sin separación lateral

Sin duda, la maniobra de adelantamiento es una de las más peligrosas. Por dicho motivo, a la hora de realizarla se han de extremar las medidas de seguridad. Y entre ellas figura la distancia adecuada respecto al vehículo que se pretende adelantar.

  • En ciudad, el adelantamiento debe llevarse a cabo con un margen lateral de seguridad proporcional a la velocidad y a la anchura y características de la calzada.
  • Y en carretera, según el Reglamento General de Circulación, dicha maniobra se realizará con una separación lateral de, al menos, 1,50 metros.

2. Velocidad inadecuada

Sin duda, la maniobra de adelantamiento es una de las más peligrosas. Por dicho motivo, a la hora de realizarla se han de extremar las medidas de seguridad. Y entre ellas figura la distancia adecuada respecto al vehículo que se pretende adelantar.

De manera especial en el colectivo de los motoristas, una velocidad inadecuada, tanto excesiva como demasiado baja, puede tener unos efectos muy negativos en la conducción que acaben ocasionando un accidente de tráfico, en muchas ocasiones con consecuencias graves.

 

En el caso de la velocidad excesiva, supone una preocupación para reducir la siniestralidad vial. Por dicho motivo, recientemente se han modificado los límites de velocidad en las carreteras convencionales, en las que cada año fallece un millar de personas.


3. Circulación por el arcén

Al igual que los conductores de otros vehículos, los motoristas no están autorizados a utilizar el arcén salvo por razones de emergencia. Como, por ejemplo, circular a una velocidad anormalmente reducida que suponga una situación de riesgo. Así pues, invadir el arcén para, entre otros propósitos, avanzar posiciones en un atasco es una infracción peligrosa y sancionable.

Otra cosa son los ciclomotores. Sobre este tipo de vehículo, el Reglamento General de Circulación especifica que, por norma general, “circularán por el arcén de su derecha siempre que sea transitable; y si no fuese así, utilizarán la parte imprescindible de la calzada”.


4. Adelantamientos por la derecha

La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial deja claro que un adelantamiento debe efectuarse por la izquierda del vehículo que se pretende sobrepasar. Pero esta norma tiene sus excepciones:

Si existe espacio suficiente para ello, un adelantamiento puede realizarse por la derecha, y adoptando las máximas precauciones, cuando el vehículo al que se quiera adelantar indique claramente su propósito de cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado.
  • En ciudad, en las calzadas con, al menos, dos carriles por sentido y delimitados por marcas longitudinales, es posible adelantar por la derecha siempre que no suponga un peligro para los demás usuarios.

Conclusión: adelanta siempre por la izquierda. Y si lo haces por la derecha, hazlo solamente en estos últimos supuestos y extremando todas las precauciones.


5. Cambios de sentido en lugares no permitidos

Otra maniobra especialmente peligrosa es el cambio de sentido. Al respecto, el Reglamento General de Circulación señala que la misma tendrá que efectuarse en un lugar adecuado, previa señalización y sin poner en peligro ni obstaculizar a otros usuarios de la vía. Asimismo, el citado texto reglamentario precisa que los cambios de sentido no podrán realizarse en pasos a nivel, túneles, autopistas y autovías –salvo en los lugares habilitados para ello–, curvas y rasantes con poca visibilidad.

Ojo: además de ser una infracción peligrosa, realizar un cambio de sentido incumpliendo lo que dice la ley también se considera una infracción grave.


6. Circulación con grupos ópticos defectuosos

En moto, tan importante es ver como que nos vean. Por ello, en Territorio AMV solemos hacer hincapié en que el mantenimiento es un factor clave de la seguridad. Todos los grupos ópticos de la moto tienen que funcionar a la perfección. Y si alguno de ellos comienza a dar problemas o deja de funcionar, debemos acudir cuanto antes a un taller de confianza.


7. Zigzaguear entre vehículos

Como hemos comentado al inicio del presente post, las motos facilitan llegar antes a nuestro destino. En concreto, se estima que, frente a otros vehículos motorizados, reducen los tiempos de los recorridos entre un 50% y un 70%. Pero eso no significa que podamos circular como queramos…

Entre las malas prácticas de algunos motoristas se encuentra el zigzagueo entre vehículos. Tanto si estos últimos están detenidos como circulando, serpentear con la intención de ir más rápido, ganar tiempo y adelantar posiciones es una maniobra sumamente peligrosa y puede ocasionar un accidente.


8. Velocidad excesiva en zonas residenciales

Ya hemos visto que la velocidad inadecuada es un factor de riesgo. Habitualmente, la misma suele ser excesiva y conlleva una serie de peligros tanto en carretera como en ciudad. Al igual que sucede fuera de poblado, exceder los límites establecidos en núcleos urbanos es motivo de sanción. Y no sólo eso: abusar del acelerador podría provocar un atropello a un peatón o la colisión con otro vehículo.

9. Invasión del sentido contrario

Por último, otra infracción peligrosa es la invasión del carril contrario para avanzar más rápidamente en situaciones de atasco o ante un semáforo en rojo. Si la señalización no lo autoriza, esta maniobra no puede realizarse bajo ningún concepto. Bastará un mal cálculo de “adelantamiento” o un despiste para que suframos un encontronazo con el vehículo que circula de frente. ¡No lo olvides!

La moto es sinónimo de libertad, un vehículo ideal para viajar al fin del mundo o para moverse por la ciudad. Pero siempre poniendo en práctica las medidas preventivas adecuadas. Una conducción racional, sin infracciones ni maniobras peligrosas, hará que nuestra experiencia sea mucho más placentera y segura. ¡Toma nota!