> 
 > 

¿Qué debemos hacer si nos roban la moto?  


Publicado el 21/08/19

Desde poner una denuncia hasta visitar depósitos municipales y desguaces, explicamos lo que hay que hacer si nos roban la moto. Además, ofrecemos unos prácticos consejos para evitar que nuestra moto sea presa de los amigos de lo ajeno.


Por fortuna, el sector de las dos ruedas en España atraviesa un buen momento en lo que a matriculaciones se refiere. Pero, desgraciadamente, ese incremento de las ventas también se ha visto acompañado de un mayor número de motos robadas. ¿Sabías que en 2018 se robaron casi 46.000 motos en España?

Por ello, conviene no escatimar en dispositivos antirrobo y poner en práctica una serie de consejos. Hasta ocuparnos de ellos, pongámonos en el peor de los supuestos: ¿qué debemos hacer si al llegar a la plaza de garaje o el lugar donde la dejamos aparcada comprobamos que no se encuentra nuestra moto?

Robo de moto: pasos a seguir

Pese al lógico disgusto, si nuestra moto no se encuentra donde debería estar, lo primero que debemos hacer es mantener la calma. Y, a continuación, seguir estos pasos para intentar recuperarla cuanto antes:

·       Llamar a la Policía Municipal. Si la desaparición de la moto tiene lugar en una plaza de garaje, blanco y en botella: todo parece indicar que la han movido de sitio. Pero si sucede en la vía pública, cabría la posibilidad de que se la hubiese llevado la grúa… Ante una situación así, una llamada a la policía local nos facilitará saber si nuestra moto se encuentra en algún depósito municipal.

·       Comprobar su ubicación. En los últimos tiempos han proliferado los localizadores GPS para motos. Quedan ocultos a la vista de los amigos de lo ajeno y facilitan conocer la ubicación de la moto a través del smartphone.

Un consejo: si tu moto ha desaparecido, ¡no intentes hacer el seguimiento por tu cuenta! Comunica la ubicación a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y deja que sean ellos quienes realicen el rastreo. ¡No te la juegues con desconocidos!

·       Poner una denuncia. Obviamente, si no hay señales de la moto habrá que poner la correspondiente denuncia para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad sean conscientes de su desaparición e inicien su búsqueda. Asimismo, es muy importante denunciar para no vernos implicados en caso de que se cometa una infracción o un delito con ella.

Llegado el momento de poner una denuncia es preciso aportar el mayor número de datos posibles. Entre ellos, el número de bastidor de la moto y detalles que puedan facilitar su localización.

·       Avisar a la compañía aseguradora. El siguiente paso será comunicar la desaparición de la moto a nuestra compañía aseguradora. Este paso debe darse inmediatamente después de poner la denuncia y aportar una copia de esta última a la entidad aseguradora.

·       Baja temporal. La sustracción es uno de los motivos contemplados en las bajas temporales de vehículos. Cuando se produce el robo de un vehículo, las bajas temporales suelen ser comunicadas por la policía en el momento que se formaliza la denuncia. Por ello, al poner la denuncia hay que cerciorarse de que sea así. Durante el período de baja temporal, un vehículo está exento de pagar el impuesto municipal de circulación.

·       Hacer un rastreo vía Internet. Mientras esperamos noticias de su recuperación, podemos hacer un rastreo de la moto robada a través de Internet. Existen páginas web específicas que permiten publicar anuncios. Y también foros y portales de venta de motos de segunda mano que facilitan realizar una investigación. ¡Quizás encontremos alguna pista!

·       Visitar depósitos municipales y desguaces. Por último, no está de más visitar periódicamente los depósitos municipales y los desguaces. Ya sea entera o por partes, quizás nuestra moto acabe en uno de ellos.

Una vez dados todos estos pasos, ¡tocará esperar! Y pasado un tiempo, si la moto no aparece habrá que volver a ponerse en contacto con la compañía aseguradora para tramitar la indemnización.

¿Cuándo debe solicitarse una indemnización?

Normalmente, suele darse un plazo de un mes desde que desaparece un vehículo. Transcurrido ese tiempo, siempre que se cuente con un seguro de moto con cobertura de robo, se inician los trámites para ser indemnizados por la compañía aseguradora. El importe de la indemnización dependerá de lo reflejado en el contrato y de la antigüedad de la moto.

¿Y qué sucede si aparece la moto robada?

También podría suceder que la moto robada apareciese antes de los 30 días siguientes a la fecha de la sustracción o del plazo estipulado en las condiciones de la póliza. Entonces, habría que ponerlo en conocimiento de la compañía de seguros para que evaluase los daños y, si así estuviese acordado en el contrato, procediese a su reparación o a indemnizarnos si el coste de la misma fuese superior al valor venal del vehículo.

Pero si la moto es recuperada después de los 30 días siguientes a la fecha de la sustracción, o del plazo estipulado en las condiciones de la póliza, y se hubiese cobrado la indemnización, tendríamos dos opciones:

·       Quedarnos con el dinero percibido y dejar la moto en propiedad de la compañía aseguradora.

·       O recuperar la moto y devolver la indemnización.

Consejos para evitar que nos roben la moto

Ciertamente, que nos roben la moto no es plato de buen gusto. De cara a evitar todas las situaciones abordadas en el presente post, estos consejos nos ayudarán a evitar que nuestra moto acabe siendo presa de los amigos de lo ajeno:

·       Cuando aparquemos una moto en la vía pública es importante poderla ver desde nos encontremos. Además, es recomendable elegir un lugar transitado y luminoso. Y también que esté vigilado por cámaras o personal de seguridad.

·       A ser posible, no se debe aparcar junto a una furgoneta, ya que suelen ser elegidas por los ladrones para transportar las motos robadas y pasar desapercibidos.

·       Personalizar una moto se lo pondrá más difícil a los ladrones a la hora de vender las piezas.

·       Además de bloquear el contacto, es esencial contar con un antirrobo de calidad. Aunque vayamos a ausentarnos un par de minutos, no podemos confiarnos.

·       Si la moto duerme en una plaza de garaje privado, en el mercado se comercializan anclajes específicos que se fijan al suelo. Tapar la moto con una lona también es una buena opción para que no llame la atención.

·       Y, como hemos comentado anteriormente, utilizar un localizador GPS facilita hacer un seguimiento de una moto en caso de sustracción.

Por último, está claro: si contratamos un seguro de moto con cobertura de robo dormiremos mucho más tranquilos.

Seguro de moto con cobertura de robo

Si tienes que asegurar tu moto, en AMV te lo ponemos fácil con las modalidades básica, de robo e incendio y de todo riesgo. Además, te ofrecemos las coberturas opcionales de Accidentes del Conductor, Asistencia en Carretera y Equipamiento para que puedas personalizar la póliza en función de tus necesidades.

¿A qué esperas para consultar tu presupuesto sin compromiso? Calcula ahora el precio de tu seguro de moto a través de nuestro tarificador y contrata el que mejor se adapta a tus necesidades en sólo 2 minutos y sin moverte de casa. ¡Así de sencillo!