> 
 > 

Consejos para hibernar una moto  


Publicado el 30/10/19

Si no te gusta conducir en los meses más fríos del año y prefieres hibernar tu moto, te ofrecemos unos consejos que te ayudarán a conservarla en buen estado hasta la entrada de la primavera. ¡Sigue leyendo!

Al igual que sucede con las bicicletas, algunos motoristas opinan que las motos son para el verano. Se trata de usuarios alérgicos al frío, el agua, la nieve, la niebla o el viento gélido que prefieren dejar su moto en stand by en otoño e invierno y disfrutarla solamente en los meses en los que el clima es más benigno.

Pero, llegado el momento de hibernar una moto, es preciso tener en cuenta una serie de cuestiones si deseamos que siga funcionando perfectamente cuando la primavera vuelva a alterar nuestra sangre motera. Desde el lugar donde vaya a pasar su periodo de hibernación hasta la desconexión de la batería, poner en práctica una serie de consejos nos ayudará a que nuestra compañera de aventuras se encuentre en un estado de conservación perfecto. Si vas a hibernar tu moto, ¡toma nota!

¿Dónde debe hibernar nuestra moto?

Esta es la primera pregunta que debemos plantearnos. Obviamente, ¡no podremos dejar nuestra moto a la intemperie durante varios meses! Lo aconsejable es tenerla a buen recaudo bajo techo, preferiblemente en una plaza de garaje donde esté resguardada de posibles golpes y de las inclemencias del tiempo, de la acción directa de la luz y de la humedad.

Para esto último nos vendrá bien una funda protectora transpirable que cubra la totalidad de la moto. Se encuentran fácilmente en el mercado, no suelen ser caras y, al tapar completamente el vehículo, ejercen una doble función: por un lado, resguardar la moto de la luz, la condensación y el polvo; y por otro, contribuir a que pase inadvertida para los amigos de lo ajeno.

Y para ponérselo difícil a los ladrones es imprescindible contar con un buen antirrobo. En el caso de las plazas de garaje, existen cadenas y anclajes que facilitan fijar la moto al suelo. Si elegimos esta opción, los productos fabricados en acero cementado brindan una mayor protección.

El lavado de la moto, una medida preventiva

Asimismo, los expertos recomiendan lavar la moto antes de su hibernación para evitar el deterioro de la pintura y la corrosión de las partes metálicas. Un proceso del que ya nos hemos ocupado en Territorio AMV y que incluye el uso de ceras de protectoras y, como veremos en el presente post, el engrase de algunos componentes.

¿Debemos desmontar o desconectar la batería?

Ya que nos hemos referido a los componentes de la moto, ¿sabías que la primavera es la estación del año en la que se venden más baterías? ¡Lógico! Si no utilizamos la moto durante varios meses, lo normal es que cuando vayamos a arrancarla nos encontremos con la desagradable sorpresa de comprobar que la batería está descargada…

Si vamos a hibernar una moto, es recomendable desmontar o desconectar la batería. Para esta última operación, con el contacto encendido procederemos a quitar el fusible de motor y, a continuación, desconectaremos uno de los bornes (positivo o negativo). De esta forma, evitaremos que la batería consuma energía o se descargue en el periodo de hibernación. Y, por lo tanto, no nos veremos en la obligación de tener que comprar una nueva.

Y en el supuesto de llevarnos la batería a casa, guardarla en un lugar seco, mantenerla limpia, engrasar los bornes y comprobar el nivel de la carga periódicamente con un cargador específico también facilitará que podamos volver a utilizarla cuando llegue el buen tiempo.

¿El depósito de gasolina tiene que estar lleno o vacío?

Al hibernar una moto, otro detalle que no debemos pasar por alto es el de la gasolina. Si nuestra moto va a estar mucho tiempo parada, ¿para qué vamos a dejar combustible en el depósito? Pues bien: aunque no vayamos a utilizar la moto, es importante llenar el depósito para que no se oxide. En caso contrario, luego podríamos tener, entre otros, problemas con los filtros. ¡No lo olvides!

Y si el tipo de alimentación de la moto es por carburación, se aconseja vaciar la gasolina que haya en el carburador. Esta operación de purga se realiza a través de un tornillo de desagüe o poniendo el motor en marcha y cerrando el grifo de gasolina. Si no eres un manitas y no tienes muy claro cómo hacerlo, lo mejor es que acudas a un taller de confianza.

¿Cambiar el aceite puede evitar averías?

Ya puestos, antes de hibernar una moto solicita en el taller de confianza que cambien el aceite del motor y el filtro. Cambiar el lubricante es una medida preventiva para alargar la vida del propulsor e impedir que las impurezas de combustión que quedan en él puedan solidificarse y llegar a provocar daños cuando vuelva a arrancarse.

Además, aprovecha para solicitar que limpien o sustituyan el filtro del aire, que comprueben el estado y el nivel del líquido que hay en el sistema de refrigeración y, si fuese necesario, que solventen cualquier pequeña avería. Como en todo lo relativo al mantenimiento de la moto, nadie mejor que los profesionales de un taller de confianza para indicarnos qué es lo mejor para nuestra montura. ¡Confía en ellos!

Cadena y componentes metálicos: ¡stop a la corrosión!

Igualmente, si fuese tu caso, en la visita al taller o en el proceso de lavado habría que limpiar, tensar y engrasar la cadena de la moto para que no llegue a oxidarse ni a coger holgura. Y también prestar atención a los componentes que, como las manetas, los cables, las piezas metálicas, los reposapiés, el caballete, la pata de cabra o las cerraduras, necesitan ser lubricados para garantizar un funcionamiento óptimo.

Presión de los neumáticos y posición de la moto

Y antes de hibernar una moto, conviene aumentar la presión de los neumáticos entre medio kilo y un kilo, por encima de lo recomendado, para que no se deformen si están mucho tiempo en contacto con el suelo. Precisamente, esto último debe evitarse utilizando el caballete central en lugar de la pata de cabra. Lo suyo es lograr que la moto descanse en una posición totalmente horizontal.

Si lo moto no se utiliza, ¿debe estar asegurada?

Por último, hay que asegurarse de no dejar objetos de valor ni los papeles de la moto en el baúl trasero, debajo del asiento o una guantera. Por cierto, aunque no vayas a mover la moto durante unos meses no debes descuidar una serie de obligaciones. Por ejemplo, si tu moto ya tiene algunos añitos, pasar la correspondiente ITV.

Y lo mismo sucede con el seguro. Aunque tu moto esté hibernando, tendrás que contar, al menos, con un seguro a terceros. En primer lugar, porque la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor te obliga a ello. Y después, porque, aun estando parada, podría causar daños a terceros si se cae o se incendia. ¡Conviene tenerlo en cuenta para evitar disgustos!

¿De verdad vas a dejar tu moto en hibernación?

Por todo lo expuesto, y contando siempre con el asesoramiento de profesionales, puedes hacerte una idea de qué pasos tienes que seguir si deseas hibernar una moto. A través de una serie de cuidados, tu compañera de aventuras estará lista para volver a la vida en primavera, cuando el buen tiempo te anime a hacer uso de ella.

Pero si decides cambiar de idea y disfrutar de tu moto en invierno, desde AMV te brindamos una serie de recomendaciones que te ayudarán a conducir con seguridad en los meses más fríos del año. Además, si lo tuyo es devorar kilómetros, te ofrecemos unos consejos para preparar un viaje en moto. En serio: ¿de verdad vas a dejar tu moto en hibernación? Anímate a conducir en los meses más fríos del año y… ¡buenas curvas!