> 
 > 

¿Qué moto puedo conducir con carnet de coche?  


Publicado el 07/01/16

Según el artículo 5.7 del Reglamento General de Conductores, “las personas que estén en posesión del permiso de la clase B en vigor, con una antigüedad superior a tres años, podrán conducir dentro del territorio nacional las motocicletas cuya conducción autoriza el permiso de la clase A1”.

Sin duda, dicha medida ha posibilitado dinamizar el mercado en los últimos años. Desde que se inició la crisis económica, muchos han sido los conductores de automóviles que han decidido “aparcar” su vehículo y moverse diariamente en una moto o un scooter. Una sabia decisión teniendo en cuenta que estos vehículos aportan numerosas ventajas: permiten llegar antes al destino, contribuyen a ahorrar en combustible y mantenimiento y se aparcan más fácilmente.

Sin embargo, a tenor de las estadísticas de siniestralidad registradas en algunas ciudades, hay quienes exigen a la Dirección General de Tráfico (DGT) que obligue a los conductores con carnet B a realizar una serie de prácticas. Pero, antes de llegar a este punto, vayamos por partes…

Modelos de hasta 125 cc

Primero, lógicamente, has de poseer el carnet B. Para ello, es necesario tener como mínimo 18 años y aprobar un examen teórico y otro práctico. Si este es tu caso, haz cuentas: hasta dentro, al menos, de tres años no podrás ponerte a los mandos de una moto o un scooter. Mientras tanto, si te gusta este tipo de vehículos y empiezas a considerar que son una excelente alternativa para desplazarte, lo mejor es que te vayas familiarizando con ellos. Recaba información sobre sus prestaciones y manejo.

Con el carnet B te equipararás a aquellos que posean el permiso A1. Por lo tanto, una vez que te consideres un “veterano” con más de tres años de antigüedad, estarás autorizado legalmente a conducir ciclomotores, scooters y motocicletas con una cilindrada de hasta 125 cc, una potencia máxima de 11 kW (equivalente a 15 CV) y una relación potencia-peso de 0,1 kW/kg.

Lo lógico, por facilidad de manejo, es que comiences por un scooter, aunque también hay motocicletas de todo tipo que se ajustan a los requisitos de los permisos A1 y B. Lo más probable es que carezcas de experiencia e incluso que no sepas cómo se engranan las marchas de una moto.

Por lo tanto, antes de salir al tráfico rodado, conviene que pases por una escuela de conducción segura. En un curso básico de iniciación adquirirás los conocimientos necesarios para “soltarte”. Y lo más probable es que tengas que repetir para seguir sumando nociones y práctica. No te desesperes ni seas impaciente. Recuerda que en un vehículo de dos ruedas no estás tan “blindado” como en un coche y que a sus mandos has de circular “alerta”.

Scooters de tres ruedas y triciclos

Con el carnet B también podrás manejar scooters de tres ruedas de hasta 125 cc u homologados como triciclos, independientemente de la cilindrada. Es una opción muy demandada, ya que estos vehículos suelen transmitir más seguridad. Pero si te dicen o lees que se conducen como un coche, desconfía. No es así.

Sí, son más aplomados, las probabilidades de sufrir una caída por deslizamiento del tren delantero son menores y garantizan una óptima frenada gracias a la adopción de sistemas combinados y/o ABS. Pero si no tienes experiencia, ¿sabrás sacarle partido a sus ventajas?

Como en el anterior apartado, te recomendamos ponerte en manos de profesionales. Deja asesorarte. Los monitores de una escuela de conducción segura te enseñarán los secretos del modelo que has adquirido y a perfeccionar tus dotes al manillar. Sus consejos, ya lo verás, te sacarán de algún apuro.

Equipamiento

Por último, y no menos relevante, al tiempo que sopesas adquirir una moto o un scooter deberás ir pensando en el equipamiento. ¿No lo habías tenido en cuenta?

No compres “a lo loco” ni escatimes en seguridad. Para empezar, hazte con un casco homologado. Explica en el establecimiento qué tipo de uso le vas a dar al vehículo y cuáles van a ser tus recorridos habituales. En función de ello, te recomendarán uno integral, modular, de tipo jet, etc.

También tendrás que comprarte una chaqueta y unos guantes con protecciones. Y si el presupuesto te lo permite, un pantalón reforzado y calzado específico.

Con todo este “arsenal” y las nociones de conducción precisas, con tu carnet B ya podrás disfrutar de una moto o un scooter. ¡Bienvenido al club!


También puedes leer:

Carnets de moto: aclaramos dudas

¿Cuándo fue la última vez que revisaste la cadena de tu moto?