> 
 > 

Consejos para conducir una moto en ciudad  


Publicado el 11/07/18

Si no tienes claro cómo circular una moto en ciudad, toma nota de las siguientes recomendaciones para que tus trayectos urbanos sean más seguros.


Los ayuntamientos de las grandes ciudades están apostando por la creación de entornos sostenibles. Y para lograr tan ambicioso objetivo, han decidido cambiar sus modelos de movilidad. Una apuesta que, entre otras medidas, contempla la restricción o penalización del uso de los vehículos más contaminantes y fomentar la utilización de los que generan menos emisiones.

Entre estos últimos, las motos de pequeña cilindrada –de manera especial, las de 125 cc– o eléctricas juegan un papel determinante para contribuir a generar unos núcleos urbanos más habitables. Si además tenemos en cuenta que, en comparación con otros vehículos, reducen el tiempo de los desplazamientos, se aparcan más fácilmente, consumen menos, su mantenimiento es más económico y el precio del seguro de moto obligatorio es más asequible, no es de extrañar que sean muchos los conductores que apuesten por ellas para realizar sus desplazamientos urbanos.

En un gran porcentaje, se trata de personas que acaban de acceder al mundo de las dos ruedas o de automovilistas que deciden “aparcar” su vehículo y cambiar el coche por la moto. Colectivos que, por lo general, cuentan con poca o ninguna experiencia al manillar y que no tardarán en incorporarse al siempre “agitado” tráfico urbano. Si te identificas con alguno de estos perfiles, toma nota de los siguientes consejos para circular en moto por ciudad de forma segura.

Equipamiento para conducir tu moto en ciudad: tu seguridad pasiva

A diferencia de los automóviles, que disponen de elementos como los cinturones de seguridad, los airbags, los reposacabezas, etc., en una moto la seguridad pasiva –es decir, la que intenta minimizar los daños una vez que se ha producido un accidente– es cosa del equipamiento motero. Es lo primero que debes considerar antes de conducir una moto por ciudad.

Salvo que hayas adquirido una moto deportiva –en ese supuesto, quizás prefieras un modelo integral–, los cascos más indicados para los recorridos urbanos son los de tipo “jet” –especialmente, en verano– y los abatibles. Es muy importante que el casco sea de tu talla y que esté homologado. Por cierto, ¿sabías que los cascos de moto tienen caducidad? ¿Y que todos los seguros de moto de AMV incluyen cobertura de casco y chaleco con airbag?

Además, en tu equipación no puede faltar una chaqueta con protecciones. En el mercado encontrarás todo tipo de prendas, desde las que tienen una estética muy motera hasta las que poseen un diseño más casual. Independientemente de la que prefieras, has de saber que, según un informe de la Asociación de Constructores Europeos de Motocicletas (ACEM), el nivel de protección de una chaqueta de calle de algodón, tejido vaquero, piel fina o nailon es del 71%, mientras que el de una prenda específica para usuarios de moto supera el 90%. ¡No lo olvides!

En el caso de los pantalones, te sorprenderá saber que se comercializan vaqueros que, a simple vista, no parecen haber sido diseñados para motoristas. Suelen contar con protecciones homologadas, costuras resistentes a la abrasión, refuerzos de fibra de aramida y Kevlar y zonas flexibles para no restar movilidad. Sin duda, son una interesante opción para los desplazamientos urbanos si consideramos que los pantalones de calle brindan un nivel de protección del 65% y los de motoristas un 96%.

En cuanto a los guantes específicos de motoristas, incrementan el nivel de protección hasta en 10 puntos porcentuales frente a los confeccionados en tejido vaquero, piel fina o nailon, mientras que un calzado normal –zapatos, mocasines, zapatillas de deporte, etc.– nos ofrecerá un nivel de protección del 46%, un porcentaje muy por debajo del 93% de las botas diseñadas para motoristas.

Por todo lo expuesto, es vital que no descuides tu equipación motera en ciudad. Pensando en los usuarios más urbanos, los fabricantes de equipamiento están desarrollando prendas cada vez más cómodas y, como hemos comentado anteriormente, con un diseño que se asemeja al de las prendas de calle. Comprueba siempre que se trata de artículos homologados y que poseen inserciones reflectantes para que te hagan más visible al resto de usuarios de la vía.

¿Cómo se debe conducir una moto en ciudad?

La respuesta a dicha pregunta es bien sencilla: con responsabilidad y respetando las normas de circulación. Si todavía no sabes cuáles son los errores más habituales que propician los accidentes de los motoristas, te recordamos que entre ellos se encuentran la velocidad inadecuada, circular de manera inapropiada por los carriles de la calzada o no anticiparse a las situaciones de riesgo. Por lo tanto, si bien es cierto que en el tráfico urbano hay numerosos factores que pueden dar lugar a un accidente, no lo es menos que en función de cómo nos comportemos circularemos con mayor o menor seguridad.

Por ello, sobre todo si tenemos poca experiencia como motoristas, conviene tener en cuenta estas recomendaciones a la hora de realizar nuestros trayectos urbanos:

  • Al igual que haríamos con un coche, debemos utilizar los intermitentes al iniciar la marcha y siempre que realicemos maniobras como la salida de una rotonda, un adelantamiento a otro vehículo, un giro o un cambio de sentido. Es muy importante que el resto de usuarios de la vía sepa con antelación cuáles van a ser nuestros movimientos en la calzada.
  • Como hemos visto, la velocidad inadecuada es uno de los principales motivos de accidente. Por el contrario, una velocidad adecuada es un factor protector. Y aunque el accidente llegue a producirse, contribuirá a que las consecuencias sean menos graves.
  • Siempre hay que mantener una distancia prudencial con el vehículo que nos precede para anticiparnos a una frenada imprevista. Y nunca hemos de situarnos en su ángulo muerto –zona lateral del vehículo en la que un conductor no tiene visión–. De lo contrario, podríamos colisionar con él si realiza un giro y no se ha percatado de nuestra presencia.
  • Si circulamos detrás de un autobús o un taxi y realizan una parada, debemos ser pacientes y esperar a que reanuden la marcha. Y tendremos que estar muy atentos a los viajeros que se bajan de ellos por si alguno tiene la “tentación” de cruzar la calzada por delante de nosotros.
  • Ya que nos hemos referido a los retrovisores, hay que mirar por ellos siempre que vayamos a realizar una maniobra. Y girar ligeramente la cabeza a ambos lados cuando sea posible nos será de gran utilidad para saber qué sucede a nuestro alrededor.
  • Al hilo del punto anterior, la vista también nos servirá para “escanear” el asfalto y anticiparnos así a las numerosas “trampas” del tráfico urbano: la pintura deslizante de la señalización horizontal, las tapas de alcantarilla, las rejillas de ventilación, los baches, las manchas de combustible o aceite…
  • Una de las ventajas de la moto es que reduce el tiempo de los desplazamientos urbanos. Pero para llegar antes a nuestro destino no hemos de infringir las normas de circulación. Además de estar prohibido, zigzaguear entre los coches y utilizar el carril contrario para avanzar posiciones ante un semáforo en rojo son comportamientos que pueden dar lugar a un accidente.


Todas estas nociones podrás aprenderlas en un curso de conducción segura, muy indicado para quienes se inician en el mundo de las dos ruedas. A través de las clases teóricas, en este tipo de formación te recordarán lo importante que es equiparse correctamente y llevar la moto a un concesionario oficial o un taller de confianza para que esté siempre a punto. Y también te enseñarán a adoptar una posición correcta encima del vehículo, saber frenar correctamente o cómo conducir sobre firme irregular. En definitiva, gracias a un curso de conducción ganarás confianza para circular con mayor seguridad por ciudad.

 

El seguro de tu moto urbana con AMV

Si has decidido iniciarte en el mundo de las dos ruedas para moverte por la ciudad y tienes que contratar un seguro, a través de nuestros tarificadores de moto y scooter te lo ponemos fácil. Calcula ahora el precio de tu seguro y contrata la modalidad que mejor se adapta a tus necesidades en sólo 2 minutos y sin moverte de casa.