> 
 > 

Consejos para elegir autoescuela  


Publicado el 26/09/18

¿Qué datos tiene que facilitarnos una autoescuela? ¿Y qué tipo de formación teórica y práctica debe impartir? Si estas pensando en sacarte el carnet de conducir, aquí te damos algunos consejos sobre cómo elegir autoescuela… ¡sigue leyendo!


Cada año, miles de aspirantes a conductores acuden a una autoescuela con el objetivo de sacarse el permiso de conducción –sobre todo, el carnet B–. Sin embargo, no todos tienen el mismo éxito cuanto acuden a los exámenes. En concreto, según apuntan desde la Dirección General de Tráfico (DGT), el 73% de quienes se presentan al examen no lo aprueban en primera convocatoria. Y ello es así, razonan los expertos, debido a los nervios o la falta de preparación.

En el caso de los primeros, es comprensible que nos jueguen una mala pasada llegado el momento de afrontar un examen. Y no solamente de conducir. Pero en lo referente a la falta de preparación, aquí entran en juego las prisas de los aspirantes por sacarse el carnet cuanto antes y los estándares de calidad de algunos centros de preparación de los futuros conductores.

Este último es un asunto que preocupa mucho a las autoridades, ya que la educación vial está estrechamente relacionada con la siniestralidad. Por ello, desde la DGT animan a los aspirantes a sacarse el carnet de conducir a que elijan autoescuelas que les garanticen una formación integral de calidad, tanto teórica como práctica, que contemple, al menos:

·         Concienciación y seguridad vial.

·         Autoevaluación de aptitudes y comportamientos.

·         Conocimiento de las normas y señales de circulación.

·         Manejo del vehículo.

·         Circulación por vías abiertas al tráfico general.

¿Qué información debe facilitar una autoescuela?


Antes de formalizar un acuerdo con una autoescuela, es preciso conocer una serie de cuestiones. Por supuesto, una de ellas es la relativa a las tarifas y lo que incluyen. Para empezar, has de saber que los precios no son iguales en todos los centros de enseñanza. Y también que muchos de ellos promocionan atractivas ofertas y promociones que, en algunos casos, están condicionadas por la letra pequeña (cláusulas que deben leerse con atención).

Así pues, es aconsejable comparar los precios de distintas autoescuelas y cerciorarse de que los mismos incluyen el IVA. Y para que la comparación sea efectiva, exigir a los centros a los que acudamos que nos faciliten las tarifas de los siguientes conceptos:

·         Matrícula. Imprescindible para acceder a la formación de la autoescuela. En algunas tiene un periodo de validez limitado.

·         Tramitación de la solicitud a la jefatura provincial de Tráfico correspondiente para poder realizar un examen. En el caso del teórico, existe la posibilidad de presentarse a la prueba por libre y realizar la tramitación por nuestra cuenta.

·         Tasas. Es obligatorio pagarlas a Tráfico para poder examinarse.

·         Material didáctico. En algunas autoescuelas no se contempla si se imparte una formación “online”.

·         Matrícula para las prácticas. Si has acudido al examen teórico por libre, en la autoescuela te cobrarán una matrícula para poder realizar clases prácticas.

·         Clases prácticas. Por lo general, tendrás que multiplicar el precio de una clase práctica por 20 (mínimo de clases recomendado para acceder con garantías al examen práctico).

·         Reconocimiento médico. También es obligatorio y su precio varía notablemente de un centro a otro.

·         Matrícula de renovación + tramitación. Si suspendes dos veces el examen teórico, tendrás que volver a apuntarte a la autoescuela y pagar de nuevo tanto la matrícula como los gastos de tramitación y de las tasas.

Pero, además de las tarifas, las autoescuelas deben facilitarte (a través de su página web, en formato papel o presencialmente) la siguiente información:

·         Horarios de apertura y duración de las clases. Esenciales para que puedas planificar tu jornada.

·         Programa de enseñanza. Así podrás conocer detalladamente el tipo de formación que vas a recibir.

·         Contrato de enseñanza. Refleja los derechos y obligaciones que se asumen por el alumno y la autoescuela. Léelo detalladamente y, una vez firmado, exige una copia.

·         Asesoramiento sobre el tipo de vehículo con el que se realizarán las clases prácticas.

·         Duración y tipo de las clases prácticas (maniobras o circulación).

Asimismo, conviene que te informes sobre el porcentaje de aprobados de las autoescuelas (información disponible en el Portal Estadístico de la DGT).

¿Cómo debe ser la formación teórica en una autoescuela?

Tras seleccionar una autoescuela que haya demostrado ser transparente y nos transmita confianza, llegará el momento de iniciar nuestro aprendizaje con la formación teórica. Independientemente de si esta última la llevas a cabo presencialmente o de forma “online”, es recomendable exigir la acreditación de los profesores. Y preguntarles cualquier duda que te surja para que entiendas bien los conceptos. Recuerda: memorizar los tests no es una buena estrategia para aprobar el examen teórico.

Y durante unas 20 horas de formación, deberías tratar los siguientes contenidos:

·         La importancia de la seguridad vial y la concienciación.

·         Documentación.

·         Normas de circulación y alumbrado.

·         Señalización.

·         Velocidad.

·         Conducción preventiva y eficiente.

·         Maniobras.

·         Mecánica y mantenimiento del vehículo.

·         Seguridad activa y pasiva.

·         Comportamiento en caso de accidente.

Formación práctica en una autoescuela: las prisas, malas consejeras

Y una vez aprobado el examen teórico, te tocará prepararte para el práctico.

·         Al abordar la fase decisiva de tu aprendizaje, la autoescuela tendrá que comunicarte qué tipo de contenidos se van a abordar en las clases prácticas y cuáles serán sus objetivos.

·         Por lo que respecta a la duración de las clases prácticas de circulación, tanto la DGT como los expertos recomiendan que tengan una duración mínima de 45 minutos. Y estos últimos observan, además, que no deben exceder de 2 horas.

·         Las clases prácticas de circulación han de llevarse a cabo en todo tipo de vías y no se considerarán como tales las realizadas en circuitos cerrados.

·         Es muy importante que el profesor esté bien formado y tenga empatía con el alumno.

·         El profesor es el más indicado para seguir tu evolución e indicarte cuándo puedes presentarte al examen. Si no quieres que te suspendan, no te fijes fechas y acude a la prueba con los deberes hechos, confiado y sin nervios.

·         Por último, para el examen práctico la autoescuela tiene que facilitarte el mismo vehículo, o uno similar si ha surgido un contratiempo, con el que hayas realizado las clases prácticas. Y deberás acudir a la prueba con el profesor encargado de haberlas impartido.

¡Ya tengo el carnet! ¿Debo asegurar mi vehículo?

Si has seleccionado una buena autoescuela y has aprobado los exámenes teórico y práctico, ¡enhorabuena! En función del carnet que te hayas sacado, podrás disfrutar de tu coche o moto. En cualquier caso, ten presente que la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor te obliga a contratar un seguro. Y también que no hacerlo conlleva una multa económica que oscila entre 601 y 3.005 euros, además de otras consecuencias negativas en caso de accidente. ¡Toma nota!