> 
 > 

¿Cómo evitar deslumbramientos en coche?  


Publicado el 03/04/19

¿Sabías que los deslumbramientos causan el 5% de los accidentes de tráfico? Desde evitar conducir en las horas crepusculares hasta utilizar gafas de sol polarizadas, te brindamos unos interesantes consejos para hacerles frente. ¡Sigue leyendo!


Está claro: en los meses de primavera y verano nos animamos a conducir más. Con la llegada del buen tiempo apetece disfrutar de un fin de semana, alejados de la ciudad, acompañados de familiares y amigos. Le damos prioridad al ocio y durante unos días intentamos desconectar del trabajo y de las obligaciones diarias.

Pero en lo relativo a la seguridad vial, los meses con mejores temperaturas del año también tienen sus riesgos. Por ejemplo, suele desaconsejarse viajar en las horas centrales del día debido al calor y la exposición a la luz solar. Y esta última puede llegar a ser especialmente molesta y peligrosa para los conductores al amanecer y al atardecer.

¿Cuántos accidentes de tráfico provocan los deslumbramientos?

Hablamos de horas crepusculares en las que se producen deslumbramientos. Estos últimos, según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), son “turbaciones de la vista por luz excesiva o repentina”. Y en materia de seguridad vial, los deslumbramientos suelen estar provocados por la luz solar. Pero también por los faros de los vehículos. ¿Sabías que muchos conductores se quejan de los deslumbramientos que provocan los faros LED?

En cualquier caso, se trata de un fenómeno ciertamente peligroso, ya que es el causante del 5% de los accidentes de tráfico que se registran en nuestro país.

¿Cómo nos afectan los deslumbramientos?

Efectivamente, un deslumbramiento nos afecta por una luz excesiva o repentina con una brillantez superior a la iluminación normal. Eso provoca que nuestras pupilas se contraigan y que aparezcan molestias como el lagrimeo, un parpadeo mayor del habitual, una pérdida momentánea de la vista, etc.

Además, los expertos coinciden en que los efectos de los deslumbramientos pueden agravarse con la edad, la fatiga, el alcohol, las drogas, los medicamentos, algunas enfermedades… Se calcula que en España hay millones de personas con excesiva sensibilidad al deslumbramiento. Y de ellas, las más propensas a sufrir sus causas son las de avanzada edad y quienes tienen problemas en la vista debido a la diabetes o la hipertensión.

Como ejemplo de los efectos de un deslumbramiento, esa exposición a una luz excesiva o repentina durante cinco segundos, a una velocidad de 80 km/h, nos puede hacer recorrer a ciegas una distancia de 112 metros. Para que te hagas una idea, ¡se trata de la longitud de un campo de fútbol!

¿Deberíamos revisarnos la vista periódicamente?

Obviamente, la respuesta a dicha pregunta es afirmativa. Una buena calidad de visión tiene mucho que ver para hacer frente a los efectos de los deslumbramientos. Pero aunque no seamos conductores, los especialistas recomiendan revisarse la vista una vez al año, sobre todo si notamos que estamos perdiendo visión.

·       En el caso de los conductores de nuestro país, el 8% afirma ponerse a los mandos de su vehículo aun sabiendo que tiene problemas de visión.

·       El 50% reconoce que hace más de un año que no se revisa la vista.

·       En lo relativo a los deslumbramientos, el 80% declara haberlos sufrido y el 25% es consciente de que afectan a la seguridad vial. A pesar de ello, estos conductores no hacen uso de gafas de sol polarizadas.

·       Y se calcula que en torno al 30% de los conductores cuenta, al menos, con una deficiencia visual que afecta a la conducción.

Son unos datos preocupantes que nos deben hacer reflexionar. Y que, una vez más, ponen de manifiesto que el factor humano es el causante de no pocos accidentes de tráfico. Sí, es cierto: los deslumbramientos provocan accidentes. Pero como veremos a continuación, podríamos combatir sus efectos si cuidásemos más nuestra visión. ¡No lo olvides!

¿Cómo podemos evitar los deslumbramientos?

Por todo lo expuesto, ahora que llega el buen tiempo y que estamos empezando a planificar nuestras escapadas de fin de semana y las vacaciones de verano, es el momento de empezar a preocuparnos de nuestra salud y de cómo evitar los efectos de los deslumbramientos. No es cuestión de tomárselo a broma. Por ello, ¡toma nota de los siguientes consejos y ponlos en práctica!

·       Para empezar, haz caso a los especialistas y visita al oftalmólogo o al óptico una vez al año o cuando empieces a notar que tienes algún problema de visión. De manera especial, las revisiones son muy importantes a partir de los 40 años, ya que en ellas pueden detectarse enfermedades como las cataratas, la diabetes o el glaucoma.

·       Ya lo sabes: los deslumbramientos suelen producirse en las horas crepusculares (al amanecer y al atardecer). Siempre que puedas, procura evitar esas franjas horarias al conducir.

·       Y si no te queda más remedio que realizar tus desplazamientos en las horas crepusculares, utiliza gafas de sol polarizadas. Confía en los profesionales de una óptica para elegir el modelo más apropiado y, si fuese el caso, con la graduación correcta.

·       No utilices las gafas de sol durante la noche o al circular en zonas oscuras como los túneles.

·       Ante un deslumbramiento, actúa siempre con calma. Aminora la velocidad para intentar controlar la situación pero no frenes de golpe, ya que podrías sufrir un accidente por alcance.

·       Si el deslumbramiento provocado por la luz solar llega a molestarte en exceso, no continúes conduciendo. Desvíate de la ruta y espera a que el sol cambie de dirección. Una parada en una gasolinera o un área de servicio para descansar la vista te vendrá bien. En esas condiciones, ¡no tengas prisa por llegar a tu destino!

·       Relacionado con el consejo anterior, en los viajes largos es recomendable realizar paradas cada dos horas o cada 150/200 kilómetros. Así podrás estirar las piernas, ir al baño, reponer fuerzas y descansar la vista.

·       En las horas crepusculares es aconsejable llevar encendidas las luces de cruce (cortas) de nuestro vehículo. Si el deslumbramiento afecta a los conductores que vienen de frente, eso ayudará a que nos vean.

·       Debe ser una acción natural: cuando te moleste la luz solar, baja el parasol. Y al revés: vuelve a ponerlo en su posición original si ya no es necesario su uso. De lo contrario, perjudicará tu campo de visión.

·       Tener siempre limpio nuestro vehículo no es una cuestión sólo de estética. Un parabrisas sucio incrementa los efectos de los deslumbramientos.

¿Cuáles son las gafas de sol más apropiadas para conducir?

Ya que nos hemos referido a las gafas de sol, recuerda que las mismas han de ser polarizadas, puesto que reducen el deslumbramiento y facilitan la visión en ambientes muy luminosos. Estéticamente, las gafas de sol polarizadas no son muy distintas de otras. Pero cuentan con un filtro que bloquea la luz que llega en horizontal, evitando los reflejos y contribuyendo a que nuestra conducción sea más segura.

Cuando acudas a una óptica, recuerda indicar cuál va a ser el uso que le vas a dar a tus gafas de sol. No es lo mismo un modelo para navegar o disfrutar de una jornada de esquí en nuestra estación de invierno favorita que otro para conducir. Incluso dentro de las gafas de sol para conducir, hay que distinguir entre las apropiadas para automovilistas y las indicadas para motoristas. ¡Tenlo en cuenta!

Y por lo que respecta al color de los cristales de las gafas de sol polarizadas para conducir, los expertos suelen recomendar que las lentes sean grises, marrones o azules.

Ya lo sabes: ¡no descuides tu vista! Acudiendo periódicamente a una revisión, utilizando gafas polarizadas apropiadas para la conducción y poniendo en práctica los anteriores consejos podrás hacerle frente a los deslumbramientos.